• Coches a la carta - foto 1/1

Este sistema parece novedoso y arriesgado, pero créanme, no es un método novedoso porque se lleva usando toda la vida, tampoco es un sistema arriesgado porque en nuestro país contamos con herramientas jurídicas que nos protegen para que podamos comprar con total seguridad.


Pues así es, llevamos toda la vida comprando a la carta, pues cuando vamos a un concesionario a comprar un vehículo nuevo, le pedimos al comercial un coche tal cual lo queremos, que sea de color negro, con tapicería de cuero, que tenga llantas de 19 pulgadas, con climatizador, que tenga cambio automático, ah se me olvidaba también quiero que tenga techo panorámico que en verano me gusta llevarlo abierto.


El comercial mientras escucha va escribiendo todos los extras que nosotros le pedimos en un contrato, el cual una vez finalizado nos dice que por seguridad se debe de ingresar un 20% en depósito para hacer el pedido, y una vez hecho el deposito, el pedido se hará firme.


¿Porque se nos pide un deposito o una fianza? Por varias razones:


Porque el automóvil que le guste a usted no tiene por qué gustarle a los demás. 

Porque es posible que a usted le hagan falta ciertos extras o simplemente desee tenerlos y se lo pueda permitir, pero que otros clientes no los necesiten, no los aprecien o no estén dispuestos a pagarlos.

Porque como se suele decir, para gustos colores, a usted le encanta el color negro y otros clientes nunca comprarían un coche negro. Porque en esta vida todo cuesta dinero, el tiempo, los viajes, las llamadas, y todos los trámites necesarios.


De momento, para comprar un coche usado a la carta, el mayor inconveniente es la falta de confianza, hay una serie de obstáculos que a veces no nos dejan dar ese último paso para realizar el pedido. Yo creo que el mayor obstáculo es que no vemos físicamente el vehículo y eso, posiblemente, nos da miedo a que nos engañen, pero es cuestión de confianza, responsabilidad y transparencia. Por eso Abalo sport no solo es un nombre que mañana puede desaparecer ni un número de teléfono que mañana puede dejar de sonar, Abalo Sport es un equipo de personas, es una compra-venta modesta pero con instalaciones físicas, con un taller de reparación, que no escapa ni desaparece. Por ello Abalo sport se compromete con sus clientes/as a entregarle un automóvil con las características que nuestros clientes plasmen en un contrato escrito y en el tiempo que se haya establecido, sin engaños, sin errores, sin disculpas y con la máxima profesionalidad que nuestros clientes merecen, pues gracias a vosotros seguimos vendiendo.


Nuestros buscadores de vehículos encuentran el coche de sus sueños, una vez localizado se le pasan fotos al cliente para que confirme la exactitud del vehículo y una vez aprobado por el cliente se realizaran los trámites para traer el vehículo para usted.


Le recomendamos apartarse de ofertas con precios exageradamente bajos, pues nadie regala nada y las gangas en vehículos de alta gama pueden llevar a estafa.